Vivir la Historia de Cuba

Posted on Actualizado enn

segundo frente-Cuba  Por: Dunia Cruz Triana y Laynie Romero

Fuera de cualquier agenda o planificación,  arribábamos el 7 de abril a la llamada tierra caliente de Cuba: Santiago. Junto a otras 32 jóvenes -estudiantes, artistas, profesionales, dirigentes sindicales y juveniles- habíamos sido seleccionadas para rendirle homenaje a Vilma Espín Guillois en el aniversario 85 de su natalicio. Nos acompañaban en el viaje, además, estrellas del deporte cubano, reconocidas personalidades de la cultura, amigas y compañeras de lucha y trabajo de Vilma, representantes de la Federación de Mujeres Cubanas, el Partido y otras organizaciones de masas, y el Héroe de la República Antonio Guerrero, junto a su madre.

La visita empezó por el Segundo Frente, zona que amparó gran parte de la vida revolucionaria de Vilma, y donde hoy descansan sus restos muy cerca de los del bailarín español Antonio Gades y otros combatientes cubanos. Junto a su tumba cubierta por una monolita, se encuentra el espacio reservado para su compañero y eternoamor Raúl Castro. Allí, rodeadas de montañas, palmas reales, flores e historia viva, pudimos presenciar el homenaje a una de las mujeres cubanas más revolucionarias de su tiempo. Fue sencillo pero cargado de emociones.

Ya en la ciudad, conocimos su casa natal, llena de lujos y comodidades, que cambió por una humilde casita del Segundo Frente donde ayudaba a los rebeldes, y resguardaba aeronaves revolucionarias. El recorrido incluyó también la visita a la Plaza Antonio Maceo y el museo holográfico que se encuentra en su interior; y en el Salón de los vitrales, una conferencia sobre la celebración de los 500 años de la también llamada Ciudad Héroe, el paseo por las avenidas principales, y por supuesto, la visita dirigida al cementerio de Santa Ifigenia para homenajear al Apóstol.

Santiago es mucho Santiagopensábamos. Y como si nos leyeran el pensamiento, esa frase se convirtió en la consigna del grupo, de vuelta al aeropuerto. La despedida fue con cariño y con la promesa del regreso. Justo antes de pisar nuestra querida Habana, Asela de los Santos, luchadora revolucionaria y amiga entrañable de Vilma, nos agradecía a los jóvenes haber accedido a compartir junto a ella ese memorable día.

Antes habíamos visitado Santiago de Cuba, pero nunca la habíamos percibido tan nuestra como ese día en el que, en pocas horas, la vivimos intensamente.Y es que de esta forma siempre deseamos acercarnos a la Historia de Cuba en nuestra época de estudiantes, descubriéndola casi de la mano de sus protagonistas. Ojalá cada uno de los jóvenes que hoy la aprenden, puedan vivirlacomo nosotras, fuera de los libros y cerca del abrazo de sus figuras más gloriosas. En este sentido se instauran retos para las instituciones educativas cubanas en los diferentes niveles de conjunto con las organizaciones estudiantiles y los movimientos juveniles:motivar el acercamiento a la historia de la patria e intencionarlas visitas a museos y lugares históricos.

De momento, hoy somos nosotras quienes damos las gracias y esperamos que otros/as también tengan la oportunidad de hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s