Píntate de naranja y di NO a la violencia contra la mujer

Posted on Actualizado enn

di no a la violencia-mujer

Gritos, insultos, golpes, humillaciones, silencios, descalificaciones, son algunas de las manifestaciones más comunes de la violencia. Bajo diversas causas y consecuencias, este fenómeno se inserta en nuestras cotidianidades de manera sutil, conformando un ciclo donde en algunas ocasiones se puede ser víctima y en otras victimario.

En ocasiones, la violencia transcurre de manera acrítica ante nuestros ojos. A pesar de ser visible en diversos espacios, es común asumir una actitud evasiva ante su presencia en las relaciones entre padres e hijos, parejas o familiares cercanos, en tanto consideramos que no debemos interceder en estas dinámicas. La existencia de frases como: “Quien bien te quiere te hará sufrir”, “Entre marido y mujer nadie se debe meter”, “La letra con sangre entra”, legitiman desde el imaginario social la violencia en las relaciones de pareja y en la educación de los infantes y adolescentes.

Si bien todas las personas pueden ser víctimas de la violencia, las niñas, adolescentes y mujeres son más propensas a vivenciar estas situaciones. Precisamente, el contexto familiar resulta uno de los ámbitos donde se manifiestan con frecuencia modos de interacción que vulneran los derechos de estas poblaciones. Este espacio se encuentra matizado por relaciones de poder transversalizadas por cuestiones como el género, la edad y el status económico, que complejizan el fenómeno. Sobre todo, las relaciones de poder caracterizadas por la sumisión-dominación, coerción, dependencia económica y afectiva, bajo la égida de una cultura patriarcal, conllevan a la vulneración de los derechos de las féminas.

No obstante los esfuerzos realizados a nivel nacional e internacional con vistas a su erradicación, sobre todo aquella ejercida hacia niñas y mujeres, la violencia persiste, tanto en los espacios privados como públicos. Por lo que se hace necesario, cada vez más, encauzar los esfuerzos para la sensibilización de las personas en cuanto a sus posibles manifestaciones, causales y efectos en las dinámicas de relación donde la violencia sea el modo de interacción. Por ello, desde edades tempranas, se debe educar a niñas, niños y adolescentes para una vida sin violencia donde se aprenda a respetar los derechos de los otros.

Hoy, día internacional de la no violencia contra la mujer, de desde el Centro de Estudios Sobre la Juventud te invitamos a pintarte de naranja para visualizar las prácticas violentas y desterrarlas de tu vida cotidiana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s