Adolescentes y jóvenes definiendo su futuro

Posted on

Por: Keyla Rosa Estévez García

Por estos días, en las escuelas y hogares cubanos donde existen estudiantes de 9no y 12mo grado el tema de conversación más recurrente es el relacionado con la continuidad de estudios. Y realmente es un tema polémico; a estos adolescentes y jóvenes les corresponde definir el futuro de sus vidas, porque definir el futuro laboral, es de las decisiones más trascendentales en la vida de cualquier ser humano.

Más difícil aún, resulta el momento para los que culminan la secundaria básica, y tan solo con 14 ó 15 años, elegirán entre ir al Preuniversitario o ingresar a la Enseñanza Técnica y Profesional (ETP). Los principales implicados se están enfrentando a un proceso de continuidad de estudios con más limitaciones en cuanto a opciones y de mayor rigor en el cumplimiento de lo establecido. Esto obliga a ajustar las solicitudes a la planificación del municipio, según los nuevos principios de otorgamiento de plazas. Los que decidan la educación preuniversitaria tendrán como misión fundamental formarse y graduarse con calidad como bachilleres, de manera que continúen con éxito estudios superiores en las carreras priorizadas de cada territorio.

La prioridad otorgada a la ETP ha generado polémica en el seno familiar y estudiantil. La subvaloración que en el seno de la sociedad existe sobre la enseñanza politécnica, constituye una barrera. Este nivel educacional se percibe, aún, como el lugar donde estudian aquellos adolescentes de más bajos rendimientos docentes y provenientes de familias desfavorecidas y/o disfuncionales. En otro orden, esta enseñanza se caracterizó por contar con los centros de mayor deterioro constructivo, poca base material de estudio, con falta de personal docente e insuficiente preparación de los que allí permanecían. Los actuales egresados de las especialidades de técnico medio culminan sus estudios con el nivel medio superior, lo cual le permite acceder a cualquier carrera de la Educación superior, siempre que aprueben los exámenes de ingreso. En el caso de los obreros calificados, pueden alcanzar el nivel medio en la Facultad Obrero Campesino y continuar estudios en especialidades técnicas mediante cursos para trabajadores.

Tal situación implica, además, la preparación de estudiantes y familiares para entender el proceso de forma global. La mayoría de los adolescentes no reciben la información necesaria para tomar las decisiones adecuadas. La propia resistencia al cambio, puede conducirlos a pensar que la escuela no le hace la oferta deseada y que desde el entorno familiar se les presiona. Una decisión tan significativa para los proyectos de vida de los jóvenes requiere mayor tiempo de preparación familiar, incluyendo al adolescente; lo que facilitará una mejor interpretación y convencimiento de la importancia de estas regulaciones y las futuras consecuencias de no enfrentarlo conscientemente. En los docentes también se demanda mayor protagonismo, en lo que a orientación profesional se refiere, actividad que continúa siendo insuficiente en el sistema escolar cubano.

La ETP cuenta hoy con 536 centros politécnicos y 53 escuelas de oficios. La matrícula total es de 179 951 estudiantes, de ellos 88 558 en Técnicos Medios (TM) y 91 393 en Obreros Calificados (OC), alrededor de 3 722 aulas anexas potencian el aprendizaje vinculado a la producción y los servicios, dentro de las entidades laborales y para acompañar la docencia se han incorporado 3 110 especialistas. Frente a las aulas hay 22 447 docentes, 18 257 de ellos de nivel universitario. Hoy se forman estudiantes en 94 especialidades (49 de TM y 45 de OC) y cada curso se ofrecen nuevas, para dar mayor respuesta a las necesidades de personal calificado.  A pesar de ello, los procesos de enseñanza práctica en los centros de este nivel requieren ser perfeccionados.

Sin lugar a dudas, las trasformaciones en lo que a opciones de continuidad de estudios se refieren, impactan en las prácticas cotidianas de los adolescentes y jóvenes cubanos, creando nuevos referentes y aspiraciones y, por consiguiente, un reajuste en el momento de elección profesional al terminar el nivel medio. Le corresponde a la sociedad en su conjunto acompañar a los adolescentes en este momento definitivo de sus vidas.

Anuncios

Un comentario sobre “Adolescentes y jóvenes definiendo su futuro

    Los responsables del fraude « Futuro Cubano escribió:
    22 mayo, 2014 en 1:56 PM

    […] había señalado en un post anterior,  le corresponde a la familia acompañar a sus hijos en la decisión de continuar […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s