La muerte del amigo

Posted on

Chávez y Fidel

Por: Luis Gómez Suárez

Este cinco de marzo se cumple el primer aniversario del fallecimiento de Hugo Chávez, día de triste recordación. Muchas personas en Cuba vivían pendientes de los reportes sobre su estado de salud. La preocupación por su vida estaba en todos, se sabía que su estado de gravedad era alto, pero en todos se encontraba latente la esperanza de que se salvara.

Por entonces estaba con otros compañeros frente al televisor, en una habitación del Hotel Panamericano que servía de sede al Comité Organizador del Congreso Internacional de Investigadores sobre Juventud, cuyas actividades se desarrollaban en esa instalación. En la pantalla, TeleSur divulgaba las noticias del día. Entre ellas se transmitió que la situación del presidente continuaba siendo muy grave. Recuerdo que pregunté a una de mis compañeras, médico de profesión, si el tumor que lo afectaba podría ser vencido. Me explicó con ciertos detalles que gran parte de las personas con este tipo de cáncer en el lugar donde se había instalado, no se salvaban. Pese a ello concluimos la conversación en términos alentadores.

Apenas habían pasado unos pocos minutos cuando Nicolás Maduro daba a conocer la triste noticia, Chávez había muerto. La palabra muerte no me gustó, me parecía grosera para el caso. Lo cierto que todos los que estábamos en aquel local nos pusimos de pie como impulsados por un resorte. En el rostro de todos se reflejaba la pena. Tras la aciaga noticia fui a transmitirla a un grupo de compañeros venezolanos que participaban del Congreso. Todos regresamos compungidos a la pantalla del televisor. Los presentes continuaban de pie. Los venezolanos no pronunciaron palabra alguna, por las mejillas de algunos se deslizaban calladamente las lágrimas. Había muerto Hugo Chávez. No había más nada que decir, ese nombre lo implicaba todo.

Fueron días de pesar. Esa semana y la siguiente se transmitían continuamente los funerales. El mundo progresista y honesto mostraba su pesar. La significación de la pérdida se pudo constatar en el rostro de Fidel cuando en la inauguración de una escuela primaria en La Habana, invitó al músico y compositor Raúl Torres a cantar su canción dedicada a Chávez, El regreso del amigo, que evoca la inmensidad del venezolano. El tema sugiere el eterno retorno del hombre y sus ideas, es decir, su inmortalidad. “Nadie piensa que se ha ido, fue un momentico a la misa/ y va a volver con Sandino, con el Che, Martí y Bolívar”. Si la canción conmovía, más lo hacía el rostro de Fidel que reflejaba el dolor por la muerte del amigo.

Se pensaba en las consecuencias para Venezuela del fallecimiento del líder. Se sabía que sus ideas no quedarían en el camino, que su pueblo proseguiría la marcha de la revolución sembrando sus ideas. Así lo han hecho hasta hoy. El legado de Chávez está presente y pelea en las calles de su patria en contra del golpismo. Su continuador, el presidente Maduro, lucha a brazo partido enarbolando el programa socialista promovido por su gigante antecesor.

Anuncios

Un comentario sobre “La muerte del amigo

    A un año de su desaparición física « Futuro Cubano escribió:
    6 marzo, 2014 en 9:20 AM

    […] Por estos días son constantes las noticias desde Venezuela; la derecha genera olas de violencias para desestabilizar al gobierno; la oligarquía se empeña en desacreditar al país como zona de paz. En este contexto arribamos al primer aniversario de la desaparición física del comandante Hugo Rafael Chávez Frías. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s