Las jóvenes Carmelas

Posted on

profesora CarmelaPor: Keyla Rosa Estévez García

 

“Profesor podrá serlo cualquiera, enseñar cosas aprendidas en viejos libros es cosa fácil, lo difícil es la obra del maestro…”

                               Julio Antonio Mella                                       

Por estos días, se habla en ómnibus, escuelas, centros laborales y calles del último estreno cinematográfico cubano: Conducta. La mayoría de las personas con las que he intercambiado coinciden en que es de las mejores películas cubanas de todos los tiempos. Sin pretender un análisis de la fotografía, el buen elenco, la banda sonora o los diálogos, que resultan excelentes, mi comentario va hacia Carmela, la maestra que se admira y a veces se añora.

Felizmente la película enaltece el papel del magisterio cubano, los valores que educandos, familias y sociedad toda aspira encontrar en quienes instruyen y educan a los más jóvenes, sobresalen en la actuación de esta mujer, toda sensibilidad, responsabilidad, exigencia, entrega y firmeza, que recibe –en las salas cinematográficas, el aplauso del público agradecido. Pero, aunque estemos ante una obra de ficción, Carmela existe; ama a sus alumnos, sabe que su papel es educarlos y eso significa trabajar con ellos, darles cariño, confianza, atenderlos a todos por igual, conocer cómo viven, qué piensan, cómo son sus relaciones en la comunidad, es extender el aula a las casas y convertir a la familia en alumnos y maestros. Es, como dice la propia Carmela, no permitir que se “pierda” ninguno de sus alumnos.

Para mi satisfacción personal, conozco a muchas Carmelas. Nuestras Universidades Pedagógicas, Escuelas Formadoras de Maestros y Programas Emergentes han formado a muchos jóvenes devenidos en Carmelas o Carmelos. En nuestras aulas, bisoños maestros se entregan día a día con cariño, transmiten conocimientos y conductas, son ejemplos de buen vestir, del uso del lenguaje, de hábitos de educación formal, del trato a las diferencias individuales. Son maestros que con las mismas escaseces estimulan a sus alumnos a que alcancen las metas trazadas y convierten cada clase en una aventura de conocimiento, teniendo presente que su principal razón de ser son los niños, adolescentes y jóvenes que cada mañana colman las aulas cubanas en busca de algo nuevo. Son muchos los jóvenes maestros cubanos que jamás descuidan su labor. A todos ellos mi más sentido reconocimiento.

Anuncios

3 comentarios sobre “Las jóvenes Carmelas

    lapolillacubana26 escribió:
    3 marzo, 2014 en 7:00 PM

    Reblogueó esto en El blog de La Polilla Cubanay comentado:
    NO he podido escribir nada sobre mi visión de Conducta… pero me apropio de quienes han dado la suya, sin maniqueísmos ni catastrofismos subliminales o abiertos…

    Me gusta

    Lautaro Fucik escribió:
    3 marzo, 2014 en 8:22 PM

    Nunca se podrá esperar menos de los educadores cubanos.La Revolución Socialista es obra pedagógica. ( Lautaro Fucik,Chile. )

    Me gusta

    […] influjo, muchas veces son sus principales protagonistas, como lo demostró el Chala de la película Conducta, con gran habilidad para transitarlas siempre que las circunstancias lo precisaran. Y en el caso de […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s