Un día para incorporar a tu cotidianeidad

Posted on Actualizado enn

foto40820a428

Por: Raida Semanat Trutie

La década del 80, del siglo pasado, sorprendió a la humanidad cuando abrió sus puertas a la aparición de una desconocida y terrible pandemia: el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (sida), provocada por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), con fatales consecuencias para la salud mundial. El 1ro de diciembre de 1981 en los Ángeles, Estados Unidos, fue diagnosticado el primer caso y en 1988, en la Conferencia Mundial de Ministros de Salud sobre Programas de Prevención del SIDA, se instituyó éste como el “Día Mundial de Lucha contra el SIDA”.

 Desde entonces una enfermedad que en un principio fue descrita solamente en países desarrollados, en hombres homosexuales y usuarios de drogas inyectables, se transformó en una plaga que afecta a millones de hombres, mujeres e infantes en todos los continentes. El Caribe, representa la segunda área más afectada, manifestándose una prevalencia en la población de 15-49 años de edad. Los estudios realizados y las estadísticas muestran que en nuestro país ha habido una tendencia al aumento, siendo la principal vía de transmisión el contacto sexual y, en específico, entre hombres que tienen sexo con otros hombres.

 Aunque los años han transcurrido, incrementándose las acciones de prevención y las campañas de bien público asociadas a la toma de conciencia por parte de la población, principalmente los más jóvenes, en torno a las nefastas secuelas de este padecimiento, son muchos los mitos existentes en torno a este mal tan presente en nuestras realidades. El VIH/sida no es una enfermedad propia de ninguna persona en particular, muchos estudiosos del tema han fundamentado científicamente que no existen distinciones de raza, sexo, creencias religiosas, orientación sexual, país o nivel socioeconómico que priven a una persona de poder adquirir esta infección.

Los adolescentes, jóvenes y población en general deben tener total claridad en el hecho de que, aunque no se descartan otras vías de transmisión -como la sanguínea (a través de la sangre o hemoderivados provenientes de personas infectadas) y la transmisión materno-infantil (durante el embarazo y el parto por medio de las madres contagiadas)- la principal de ellas es la transmisión sexual, el VIH se puede encontrar en el semen (tanto en el líquido pre-eyaculatorio como seminal), en secreciones vaginales y anales, y se contrae en cualquier tipo de relación, ya sea homosexual, heterosexual o bisexual.

El autocuidado, la responsabilidad individual y la percepción del riesgo en cada una de las relaciones sexuales nos hacen menos vulnerables ante esta epidemia. Si quieres seguir disfrutando y viviendo a plenitud en tu andar, solo hay un camino protégete siempre.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s