Los jóvenes y el empleo del idioma

Minientrada Posted on Actualizado enn

idiomaPor: El cubano feliz

Recientemente se realizó una Mesa Redonda sobre el empleo del idioma en el país. Esperaba se hiciera un análisis con alguna profundidad como el momento exige, pues solo con ello es posible determinar defectos, retos y perspectivas. Sin embargo, el abordaje me pereció tímido y conciliatorio. Se pasó rosando la cuestión, pero no se examinó críticamente. Comprendo lo complejo y delicado de valorar el problema en un espacio televisivo como la Mesa Redonda.

Los problemas relativos al empleo del idioma en el presente, parten del proceso de marginalización de las costumbres y las normas de convivencia, cuyo crecimiento se propaga con notoria celeridad. No se trata solo del maltrato del idioma y su pobre empleo por toda la población, y en particular por las nuevas generaciones.

Los jóvenes, a quienes tanto se acusa, no son los iniciadores de tan grosera práctica, al contrario, esta es consecuencia del comportamiento de las generaciones precedentes. Ellos cosechan, al margen de las creaciones idiomáticas propias de la época, palabrotas que se han convertido en lenguaje común con independencia del sexo, edad y color de la piel, las cuales se emplean en cualquier estado de ánimo y circunstancia, tanto para expresar alegría como violencia. Muchos padres se complacen “graciosamente” en deslizarlas en los oídos de sus pequeños hijos, quienes mueven a la risa cuando las pronuncian.

Pero no son solo palabras soeces, si la expresión fuera clara y elocuente. Abundan los compatriotas de ambos sexos, cuyo lenguaje parece proceder de las profundidades de las cavernas en la comunidad primitiva, cuando la riqueza idiomática no era tal.

Numerosos jóvenes muestran una pobreza idiomática que asusta. Cómo podrán ser dueños de una cultura general integral, poseer una rica espiritualidad, y un pensamiento creador en circunstancias tan complejas para el mundo y el país, si no disponen del vocabulario y la expresión oral y escrita que le sirva de vehículo.

En todo ello ha ejercido una influencia considerable, además de la familia, el  escaso rigor de la enseñanza del idioma, el vocabulario propio de cada nivel escolar, la ortografía y la redacción. Los estudiantes de la enseñanza media concluyen sus estudios sin saber redactar un texto corto de forma clara y coherente. Es decir, ser capaces de expresar en forma oral y escrita el pensamiento con claridad y exactitud.

El pensamiento se mueve e interactúa en nuestro cerebro por medio de las palabras y su articulación eficiente, si escasean o son mal empleados, el desarrollo mental del individuo es exiguo. Pensamiento y lenguaje son inseparables, al punto de que se afirma surgieron al unísono.

¿Cómo entonces vamos a formar a un joven capaz de participar en los asuntos de su grupo, la localidad o del país con pleno dominio de sus derechos y deberes ciudadanos, si apenas sabe expresarse?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s