El bloqueo y la educación de las nuevas generaciones

Posted on Actualizado enn

Imagen

Por: Keyla Rosa Estévez García

Los cubanos ya nos hemos acostumbrados a recibir el respaldo internacional, casi unánime, en cada período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas donde se analiza la resolución acerca de la necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos contra nuestro país. Por vigésima segunda ocasión la victoria habla por sí sola: 188 votos a favor, dos en contra y tres abstenciones.

Como afirmara nuestro Ministro de Relaciones Exteriores, es bárbaro e insólito que 53 años después, persista la misma política que constituye una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos de los cubanos, de los cuales el 76% han vivido bajo sus efectos devastadores desde su nacimiento. Los daños económicos acumulados en medio siglo debido al bloqueo ascienden a un billón 157 mil millones de dólares, más de un millón de millones.

Para el sistema educacional cubano es imprescindible no ver este fenómeno como hechos aislados, sino como lo que realmente es: un acto genocida y criminal. El costo para la educación se traduce en pérdidas por afectaciones monetarias y financieras, en la imposibilidad de exportar bienes y servicios, y de adquirir insumos escolares de proveedores cercanos. En el último año asciende a 80 mil dólares, aproximadamente, el monto de los ingresos dejados de percibir en materia de exportaciones de bienes y servicios. No hay acceso de los estadounidenses a las publicaciones cubanas y a los libros de la Editorial Pueblo y Educación. Las pérdidas que ocasiona la reubicación geográfica del comercio, alcanza la cifra de 818 mil 600 dólares, a consecuencia de las elevadas tarifas por concepto de flete para la transportación de productos adquiridos en mercados lejanos.

Se ha dificultado, también, la adquisición de recursos y herramientas para la Educación Laboral, atlas geográficos, laboratorios especializados de idiomas, y el cambio de tecnología por la obsolescencia de computadoras, televisores y videos. Este año se han podido adquirir solamente 100 módulos para la enseñanza de las Ciencias Naturales en las escuelas primarias. En la educación artística, el bloqueo afecta sensiblemente la compra de instrumentos musicales, como guitarras, claves, maracas, grabadoras y equipos de audio. También se ha visto reducida la norma de papel, lápiz, cartón, cartulina, tempera y óleo para las clases de Dibujo y Artes Plásticas.  El cerco estadounidense obstaculiza, igualmente, el intercambio científico entre docentes e instituciones pedagógicas de ambos países, y el acceso a la literatura norteamericana.

Pese a ello, hemos alcanzado índices de educación que son de referencia mundial; cada mañana nuestros estudiantes asisten a clases, y los maestros, junto a la familia, crean y hacen hasta lo imposible por convertir a niños y jóvenes en personas cultas y educadas. Cuba continua llevando su mayor conquista, “la educación” a pobres y necesitados de cualquier parte del mundo, Cuba no da lo que le sobra, sino que comparte lo que tiene. Seguiremos enfrascados en el proceso de transformaciones que de seguro harán más eficiente la economía socialista, mejorarán el nivel de vida de la población y preservarán las conquistas sociales de la Revolución, donde la educación constituye un invaluable pilar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s