Fresa y Chocolate promoviendo intercambio

Posted on Actualizado enn

fresa-y-chocolate-300x162

Por: Maylín Pérez Enriquez

 A dos décadas del estreno de la película cubana “Fresa y chocolate”, dirigida por Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío, la Unión de Jóvenes Comunistas, con la colaboración de especialistas del Centro de Estudios Sobre la Juventud y el Periódico Juventud Rebelde, asumió la celebración de este aniversario. Entre las actividades por el verano desarrolló el proyecto juvenil comunitario “Fresa y Chocolate”, cuya esencia fue la proyección de la película y su debate en 16 barrios de La Habana.El filme estuvo inspirado en el cuento “El lobo, el bosque y el hombre nuevo”, de Senel Paz y protagonizado por Jorge Perugorría, quien tuvo el reto de interpretar a un gay intelectual, doblemente discriminado, tanto por sus preferencias sexuales como por su pensamiento crítico acerca de la realidad que se vivía en Cuba en ese momento. El largometraje ha obtenido numerosos premios nacionales e internacionales que lo han convertido en una de las películas más reconocidas de la cinematografía cubana de todos los tiempos.

La cinta revela la existencia de prejuicios homofóbicos y demuestra que en Cuba, como en otros países, confluyen diversidad de criterios, de actitudes, de religiones, de colores de piel; y lo mejor, muestra que es posible coexistir como parte de esa diversidad. Todos estos contenidos todavía hoy se encuentran en las agendas de debates de muchas personas e instituciones, aunque no es menos cierto que el contexto cubano ha ido cambiando en las cuestiones relacionadas con el respeto a las diferencias. No obstante, aún debemos llegar como sociedad a ese abrazo final de los protagonistas, a esa reconciliación entre dos personas que son diferentes, pero que pueden vivir en armonía.

Estas ideas y otras, fueron el punto de partida para el debate en cada uno de los barrios como parte del proyecto. Se analizaron temas como los valores que transmite la película, la importancia del respeto a la diversidad, la actualidad del filme en algunas cuestiones y las modificaciones que han ocurrido respecto a otras. Lo más importante fue el llamado que se realizó a la unidad de todos los cubanos, más allá de nuestras diferencias, como modo esencial de lograr en nuestra sociedad las transformaciones que se requieren, desde el compromiso con la Revolución. Todo ello con el objetivo de promover no solo cultura, sino unidad de acción comunitaria en torno al proceso revolucionario dentro de cada uno de los barrios.

Los intercambios fueron muy fructíferos, pues los miembros de las comunidades planteaban sus criterios y podían interactuar con las especialistas que dirigían el debate. Se promovieron esos espacios de interacción social, que fueron muy bien aprovechados por los miembros de las comunidades, constituyendo momentos importantes de recreación para algunos.

El cierre del proyecto se realizó el pasado 20 de octubre, haciéndolo coincidir con la celebración por el Día de la Cultura Nacional. El lugar seleccionado fue el Coppelia habanero por lo que simbolizó en la película, pues fue en este lugar donde se filmaron algunas de las escenas más emocionantes. Una vez más se aunaron personas de diversos lugares de la capital para disfrutar de la cinta con estos dos sabores especiales reinando en las canchas. La conclusión del encuentro se impuso: mucho nos ha enseñado y todavía nos enseña “Fresa y Chocolate”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s