Juegos VS Juegos

Posted on Actualizado enn

Por: Dr. C. Keyla Rosa Estévez García

keyla 1

Se acerca el fin del verano y es común escuchar en jóvenes y adolescentes las preguntas ¿que hiciste?, ¿cómo te entretuviste? o ¿cómo lo pasaste?. Las respuestas más frecuentes son playa, piscina, música y juegos; y es que justamente este es un periodo que muchos lo dedican al descanso, el ocio, la recreación y el esparcimiento.

 

A pesar del incalculable valor del juego es innegable que en la actualidad se le resta importancia y es tomado por lo adultos solo como una actividad recreativa, se ignora sus propiedades educativas e incluso, terapéuticas. La vida moderna cada vez nos aleja más de los momentos de disfrute que podemos pasar jugando. El ritmo de trabajo de los padres, la dedicación hacia actividades escolares o aquellos que son considerados muchas veces como “más productivas”, hacen que se dificulte el espontáneo desarrollo de la actividad lúdica. 

En la actualidad los juegos están variando, pues  lo que veíamos en las calles y plazuelas con niños reunidos en grupos jugando a la gallinita ciega, la quimbumbia, las cuatro esquinas, el perrito goloso, la solterona, piedra papel y tijera, la señorita y otro sinnúmero de juegos que tradicionalmente la familia cubana compartió por décadas, están siendo desplazados y afectados por los modernos juegos digitales de vídeo internet  que pueden ser simples bolitas o cuadritos de colores o a través de los cuales se puede pertenecer a ejércitos mercenarios y cumplir misiones estratégicas,  o convertirse en grandes empresarios y granjeros – siempre triunfadores y para quienes no existen la crisis económicas- Es por ello que los padres y la sociedad en general deben priorizar espacios y mejores condiciones para el juego de los niños, sin olvidar que el mejor escenario para jugar es el hogar mismo.

No se pretende hacer, precisamente, una cruzada contra esta actividad, consideramos que jugar es una fuente inagotable de placer, alegría, descubrimientos, retos y satisfacciones; permite un crecimiento equilibrado del cuerpo, la inteligencia, la afectividad, y la sociabilidad. Ahora y siempre el juego es y ha sido un elemento fundamental en el desarrollo de las personas e imprescindible para un armonioso crecimiento. Jugar es un derecho para la infancia y una necesidad para toda la vida.

la cuestión a señalar son los muchos videos juegos que promueven: el matar a personas o animales, el uso y abuso de drogas y el alcohol, el, las faltas de respeto hacia la autoridad y las leyes, la explotación sexual y la violencia hacia las mujeres, los estereotipos raciales, sexuales y de género. El uso de palabras indecentes y gestos obscenos pueden volver a las personas inmunes o insensibles al horror, imitar la violencia que ellos ven y demostrar un comportamiento más agresivo debido a la mayor exposición a las mismas. Dedicar grandes cantidades de tiempo frente a las pantallas puede conducir a limitar el tiempo que se le dedica a la familia, al trabajo y a otros pasatiempos, calificaciones más bajas y  menos lecturas. Pasatiempos y comportamientos obsesivos.

 

Los elementos antes señalados convierten a los videojuegos en “Armas silenciosas” que atacan la vitalidad, las opciones y la movilidad de los individuos de una sociedad, conociendo, entendiendo, manipulando y atacando sus fuentes de energía social y natural, así como sus fuerzas y debilidades físicas, mentales y emocionales. La experiencia ha mostrado que el método más simple para volver eficaz un arma silenciosa es ganar el control del público. Por un lado, mantenerlo ignorante de los principios básicos del sistema, y por el otro, siempre llevarle a la confusión, desorganización, y distraerlo con temas sin importancia real. Se trata de mantener la atención del público adulto distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivándolo con temas sin importancia real; mantenerlo ignorante de las verdaderas matemáticas, de la economía, de la ley, y de la historia; en fin mantener a las personas ocupadas, sin tiempo para pensar. Se hace necesario articular conocimientos sobre estos modelos virtuales de interacción social en función de nuestros objetivos.

 keyla 2

Un mundo sin juego, sin deportes ni actividades lúdicas como la lectura, el cine, el arte, la música, el teatro, los chistes, sería una vida mucho más vacía, sería más triste. El juego no sólo nos permite evadirnos de lo mundano, sino que es, en último término, responsable de nuestra existencia como seres inteligentes. Los momentos en que jugamos son a menudo aquellos en los que más vivos nos sentimos y que acaban convirtiéndose en nuestros mejores recuerdos. Volver a encontrar nuestra pasión y ponerla en práctica no sólo resulta fundamental para nuestro bienestar: es urgente para nuestra salud y felicidad. ¡Porque jugar no es sólo cosa de niños!Jugar es, por encima de todo, una actitud vital, una manera concreta de abordar la vida: libre y placenteramente.hos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s